8 de Agosto, a 20 metros de la plaza de Ronda, Plaza de piedra de Ronda…

Plaza de piedra de Ronda,
la de los toreros machos,
pide tu balconería
una Carmen cada palco;
un Romero cada toro,
un Maestrante a caballo
y dos bandidos que pidan
la llave con sus retacos.
Plaza de toros de Ronda,
la de los toreros machos.
(F.Villalón)

16 Cármenes y Romeros, miembros de la asociación, nos sentamos prestos a torear 4 vinos 4, en la cuna del toreo, ciudad soñada y vinícola desde tiempos inmemoriales. En esta nueva cata grupal continuamos la serie de catas de tintos monovarietales.

En esta ocasión las ganaderías en cartel, o las bodegas invitadas fueron, Viyuela (Ribera del Duero, Tinta Fina) con su Crianza 2004, Dehesa Rubiales (Castilla y León) con un crianza 2003 100% Prieto Picudo, Liberalia enológica (Toro, Tinta de Toro) con su Liberalia Cero 2007 y Torre del Veguer (Penedés) con su Cabernet Sauvignon 2005. Este último no es monovarietal el 85% es Cabernet, el resto Cariñena y Merlot.

En este orden, lance tras lance, pase tras pase, fuimos intentando entre todos escudriñar lo que nos ofrecía cada uno, tratando de comprenderlos, torearlos, para luego entrar a matar. Alguno de ellos previa decantación, como el Dehesa Rubiales, todos fueron pasando por las distintas fases de la cata entre opiniones, coincidencias y desacuerdos.

A la vez que catamos, compartimos lo que conocíamos de las variedades, la crianza, las bodegas, las denominaciones y los mecanismos de la cata en general.

Además de los habituales, se detectaron y comentaron aromas tan diversos como, a palomitas de mantequilla (con gran seguimiento y entusiasmo por parte de algunos), a cera con miel (el prensado que se realiza tras castrar las colmenas para extraer la miel), a pictolín (más común)…

Aunque subiremos las notas a la sala de catas (individualmente), en general por lo que se comentó, gustó menos el Viyuela (muchos tostados y de menor intensidad en nariz) y más el Dehesa Rubiales (más evolucionado pero equilibrado, con ricos aromas a pasas, miel, balsámicos) y el Liberalia Cero (más frutal, lógico por su edad y por la ausencia de crianza).

Como es habitual, al final se realizó una pequeña cata de los cuatro para identificarlos mediante la fases visual y olfativa (sin probarlos). Prácticamente todo el mundo acertó, el Liberalia Cero y el Dehesa Rubiales, aunque hubo confusión entre el Viyuela y el Torre del Veguer. Cuatro o cinco personas completaron o completamos la faena.

Una noche magnífica la que pasamos surcando las distintas suertes, con toros de distinta ganadería, que a la postre dieron buen juego.

Ole, ole y ole …

Juan Diego.

Ver imágenes del evento....Cata 8agosto